Fibromialgia

Los síndromes de sensibilización central (SSC) –fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y síndrome de sensibilidad química múltiple– son patologías crónicas, de origen desconocido y, en un gran número de pacientes, especialmente invalidantes.

 

Las principales dificultades identificadas en la atención a estas dolencias son: el largo periodo desde que se presentan los primeros síntomas hasta el diagnóstico, la complejidad del abordaje, la necesidad de criterios consensuados de evaluación del funcionamiento de las unidades especializadas y la carencia de conocimiento que tiene la sociedad sobre estas afectaciones.

Nuestra unidad ofrece un abordaje integral de la dolencia con profesionales especialistas. Te ayudamos en el diagnóstico y tratamiento con el fin de mejorar tu calidad de vida.

Servicios: visitas con médicos especialistas, fisioteràptia, acupuntura, osteopatía, apoyo psicológico, grupos terapéuticos.

FIBROMIALGIA :

La fibromiàlgia es un síndrome clínico caracterizado por dolor crónico a todo el cuerpo, con predominio a los músculos y a las articulaciones de la espalda y las extremidades, y con presencia de una exagerada y extensa sensibilidad local a la presión en múltiples puntos.

Actualmente la dolencia se incluye en el grupo de Síndromes de Sensibilización Central, concepto relativamente reciente que engloba diferentes procesos como el síndrome de fatiga crónica, el intestino irritable o la sensibilidad química múltipleentre otras, y que se caracterizan por una hiperexcitabilidad e hipersensibilidad, es decir, una activación y respuesta desmesurada del sistema nervioso ante fármacos, estrés, infecciones, productos químicos, … y que se mantiene en el tiempo a pesar de la desaparición del estímulo que lo ha desencadenado. Todos estos procesos comparten numerosos síntomas como la fatiga que no se recupera con el reposo, el dolor generalizado, las alteraciones cognitivas (como la dificultad de concentración, la lentitud mental y la pérdida de memoria), el sueño no reparador o alteraciones gastrointestinales, siempre sin una causa detectable que aparentemente las justifique. A menudo coinciden varios de ellos en la misma persona.

La fibromialgia es una dolencia frecuente especialmente entre las mujeres (4,2% de mujeres y 0,2% de hombres afectados a la población española), y a menudo se acompaña de cansancio, trastornos del sueño y del estado de ánimo, síntomas digestivos y dolor de cabeza, entre otros.

La fibromialgia puede afectar significativamente la calidad de vida de las personas que la sufren y tener un importante impacto personal, familiar, laboral y social. A pesar de que en los últimos años se está investigando a fondo esta dolencia, todavía restan muchas incógnitas sobre sus causas y los mecanismos que influyen en su desarrollo.

Causas: No se conoce la causa de la fibromialgia. Este síndrome comporta la alteración de los mecanismos neurológicos que controlan la sensación de dolor, de tal manera que su percepción aumenta e incluso aparece con estímulos que en otras personas no provocarían dolor.

Se ha constatado que determinadas circunstancias o vivencias negativas o traumáticas pueden desencadenarla, y que personas que sufren otras dolencias, como artritis crónicas o dolencias del tejido conectivo, presentan fibromialgia con más frecuencia que el resto de la población.

Síntomas:  El síntoma principal es dolor generalizado, especialmente en la región de la espalda y a las extremidades, que puede sentirse como un ardor, una molestia o punzadas. A diferencia del resto de dolencias, no se presenta deformidad ni signos inflamatorios en las zonas de dolor.

Además de dolor generalizado y de cansancio, que pueden variar de intensidad y presentar un ritmo oscilante, otros síntomas frecuentes son:

  • Trastornos del sueño (dificultades para dormir o sensación de cansancio al despertar; sueño no reparador).
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión, tristeza, ansiedad).
  • Dolor de cabeza.
  • Hormigueo que afecta sobre todo las manos y los pies.
  • Trastornos digestivos. Episodios de estreñimiento y de diarrea (colon irritable).
  • Dificultad para la concentración con descuidos frecuentes.

El pronóstico es muy variable porque los síntomas suelen cambiar con el tiempo y una parte importante de casos mejora de manera espontánea a lo largo de los años. Algunos factores como los esfuerzos físicos, los cambios climáticos, la ansiedad, el estrés y los estados premenstruales o menopáusicos pueden agudizar los síntomas.

Diagnóstico: Si se sufre dolor generalizado o cansancio intenso sin un motivo aparente y los síntomas son persistentes, hay que dirigirse al médico o la médica de atención primaria porque haga una valoración.
El diagnóstico es básicamente clínico, es decir, es un profesional médico conocedor de la dolencia quien hace lo hace en base a los síntomas y a la exploración física de la persona enferma. Para hacerlo, el especialista tiene que explorar una serie de puntos (llamados puntos dolorosos) presionándolos con el dedo, con una fuerza concreta, para ver si se desencadena dolor o no.
Las exploraciones complementarias, ya sean pruebas de laboratorio o exploraciones de imagen básicas, sirven para descartar otros procesos que puedan dar síntomas parecidos. Otras pruebas de imagen más complejas se utilizan en el contexto de la investigación y no en el manejo habitual de esta dolencia y no son necesarias para establecer un diagnóstico.

Tractamiento: No hay todavía un tratamiento capaz de curar la fibromialgia. Hasta ahora, su objetivo es mejorar los síntomas de la dolencia para poder disfrutar de una calidad de vida mejor, con las menores limitaciones posibles para las actividades de la vida diaria.

Un buen diagnóstico y una buena información son la base del tratamiento, que puede ir acompañado de:

  • Fármacos (analgésicos, antidepresivos, medicamentos para ayudar a dormir, algunos relajantes musculares).

  • Ejercicio físico regular adaptado.

  • Técnicas de relajación.

  • Apoyo psicológico (si se tercia).

    Estas medidas pueden ayudar a la mayoría de las personas, aunque la respuesta individual a los tratamientos es muy variable.

Nuestra unidad ofrece un abordaje integral de la dolencia con profesionales especialistas. Te ayudamos en el diagnóstico, tratamiento , apoyo psicológico, grupos terapéuticos , acupuntura…

SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA :

El síndrome de fatiga crónica, también conocida con el nombre de encefalomielitis miálgica, es una dolencia caracterizada por una fatiga persistente e invalidando ante pequeños esfuerzos, que no mejora con el reposo. Afecta gente joven, de entre veinte y cuarenta años y sobre todo mujeres. A pesar de no disponer de estudios de prevalencia a nuestra población, en otros países afecta entre el 0,07% y el 0,3% de las personas.

La severidad es muy variable. Hay casos en que tiene repercusiones importantes sobre las capacidades físicas y cognitivas y limita la vida cotidiana de los afectados mientras que en otros pueden llevar una vida relativamente normal. Las personas afectadas pueden presentar otros síntomas no específicos como dolor muscular, falta de concentración y/o pérdida de memoria o insomnio.

Actualmente la dolencia se incluye en el grupo de Síndromes de Sensibilización Central, concepto relativamente reciente que engloba diferentes procesos como la fibromialgia, el intestino irritable o la sensibilidad química múltiple, entre otras, y que se caracterizan por una hiperexcitabilidad e hipersensibilidad, es decir, una activación y respuesta desmesurada del sistema nervioso ante fármacos, estrés, infecciones, productos químicos, … y que se mantiene en el tiempo a pesar de la desaparición del estímulo que lo ha desencadenado. Todos estos procesos comparten numerosos síntomas como la fatiga que no se recupera con el reposo, el dolor generalizado, las alteraciones cognitivas (como la dificultad de concentración, la lentitud mental y la pérdida de memoria), el sueño no reparador o alteraciones gastrointestinales, siempre sin una causa detectable que aparentemente las justifique. A menudo coinciden varios de ellos en la misma persona.

Causas: A pesar de que no se conoce todavía la causa del síndrome de fatiga crónica, se está investigando activamente. Se piensa que esta dolencia puede estar provocada por una combinación de factores físicos y psicológicos, entre los cuales hay las infecciones virales o bacterianas, vivencias negativas o traumáticas recientes, estrés mental, depresión o deficiencias nutricionales.

Síntomas: El síntoma más característico es el cansancio y la fatiga intensa que no desaparece con el descanso y que limita las actividades diarias. La fatiga tiene que durar más de seis meses porque el diagnóstico quede confirmado.

Otros síntomas comunes son:

  • Dolor a las articulaciones y músculos.

  • Debilidad muscular.

  • Dificultad para concentrarse y pérdida de memoria.

  • Dolor de cabeza.

  • Hormigueo que afecta sobre todo las manos.

  • Trastornos digestivos.

  • Dolor de garganta.

  • Trastornos del sueño (sensación de cansancio al despertar).

  • Trastornos del estado de ánimo (depresión, ansiedad, irritabilidad).

  • Dolor a los ganglios linfáticos.

    Las personas enfermas alternan periodos en que los síntomas se alivian con otros en que empeoran.

 

Diagnóstico: No hay una prueba específica para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica.

El diagnóstico es básicamente clínico, es decir, es un profesional médico conocedor de la dolencia quién lo hace en base a los síntomas, la historia clínica, la exploración física y las pruebas de laboratorio, técnicas de imagen y valoración psiquiátrica, dependiendo de cada caso, para excluir otras causas y dolencias que también dan síntomas parecidos.

Tratamiento: No hay todavía un tratamiento capaz de curar el síndrome de fatiga crónica. Hasta ahora, el objetivo es mejorar los síntomas de la dolencia para poder disfrutar de una calidad de vida mejor, con las menores limitaciones posibles en las actividades de la vida diaria.

Un buen diagnóstico y una buena información son la base inicial del tratamiento, que puede ir acompañado de:

  • Fármacos (analgésicos, antidepresivos, medicamentos para la ansiedad).

  • Ejercicio físico adaptado.

  • Apoyo psicológico (si se tercia).

  • Técnicas de relajación.

  • Evitar el estrés tanto físico como emocional.

    Estas medidas pueden ayudar a la mayor parte de los afectados, aunque la respuesta individual a los tratamientos es muy variable.

Nuestros Servicios

Carnet de Conduir

Emitimos los informes necesarios  para obtener o renovar tu carnet de conducir.

Unidad de Medicina Deportiva

  • Reconocimientos médicos deportivos
  • Lesiones deportivas - ecografía
  • Traumatología
  • Cardiología
  • Fisioterapia (acupuntura)
  • Nutrición deportiva
  • Podología deportiva

Unidad del Sueño

  • Insomnio
  • Ronquera /apnea del sueño
  • Síndrome de piernas inquietas
  • Sonambulismo
  • Somnolencia diurna,
  • Jetlag
  • Trabajo nocturno o por turnos.

Podología

  • Podología general
  • Podología pediátrica
  • Cirugía del pie
  • Podología deportiva
  • Estudio biomecánico de la marcha
  • Plantillas
  • Pie diabético

Certificados Médicos

Realitzación de revisiones médicas para todo tipo de permisos.

Unidad de Fibromialgia

  • Diagnóstico fibromialgia y fatiga crónica
  • Tratamiento del dolor
  • Psicología
  • Fisioterapia
  • Acupuntura

Especialidades Médicas

Medicina interna, Medicina de familia,  Cardiología, Traumatología, Endocrinología, Nutrición, Fisioterapia, Cirugía general, Acupuntura, Psicología, Psiquiatría, Podología.

CONTACTO

93 849 66 52

contacte@cardiovalles.com

Plaza Pau Casals 13 B 08402 Granollers